Se buscan formadores pero de los buenos, Formadores con Mayúsculas

Formación gratuita, formación pagada, la de bajo coste, la más cara, formación in company … Es el momento de la formación. ¿Por qué? Pues, porque en el cambio que estamos viviendo, hay numerosas personas que se reciclan, otras que desean entrenarse en algo nuevo y otras que descubren nuevas profesiones. ¡Hacen falta formadores, claro que sí, pero de los realmente buenos, Formadores de Élite!.

Para tener éxito, formadores, conferenciantes, coordinadores de equipo, directivos, organizadores de eventos o cualquier persona que esté delante de una audiencia, tiene que asegurarse de hacer llegar con eficacia su mensaje al público.

En este artículo resumo algunos consejos que te servirán si deseas ganarte a una audiencia. Los podrás aplicar, no solo actividades relacionadas con la formación sino también para cualquier otra faceta en la que tengas que comunicar. Al fin y al cabo, este artículo es útil para cualquier comunicador.

Y, entonces, te preguntarás: ¿Cómo me convierto en un buen comunicador, en una gran comunicadora?

1) En primer lugar, aprendiendo lo que es un buen comunicador. Para mi, no basta con ser buen orador, dar apropiados discursos, expresarte de forma correcta. El buen comunicador es aquel que emociona, impacta al que le escucha.

Por tanto, deja huella en tu audiencia. Gánate al público, emociónales, gestiona bien la energía de la sala para que estén siempre activos y crea dinámicas y juegos que marquen la diferencia.

2) Y si quieres desarrollarte para comunicar de forma excelente, tendrás que centrarte en las personas que te van a escuchar. Háblales en su idioma, conecta y sintoniza con sus intereses reales. Nunca debes copiar-pegar un mismo curso e impartirlo igual a cualquier público. Estudia primero a quién te vas a dirigir.

Ya sabes, entiéndeles primero antes de que te entiendan ellos (tal como dice Stephen Covey en “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”.

3) Domina más recursos además de las palabras. Nos cansamos de escuchar y tal y como hemos dicho, queremos que nos emocionen. La única forma es utilizando el lenguaje no verbal de forma que sea coherente con tu mensaje. No por decirlo muchas veces se practica a menudo. Tenemos que insistir en que las palabras que decimos (la oratoria) solo representan un 7% del mensaje que capta la otra persona. El lenguaje no verbal hace el resto.

Ocúpate de aprender y adaptarte a todos. Y, para ello, tienes que sintonizar     con tu audiencia a través de distintos canales de comunicación. Así, hablarás a los visuales con imágenes y a los auditivos con sonidos.

4)  Sé auténtico en tus presentaciones a otros. Solo cuando trabajes bien tus estados de ánimo, emociones y sentimientos, lo lograrás. La inteligencia emocional es clave para un formador o para cualquier persona que se dirija a otros.

Mírate a ti mismo/ a y convencerás. Descúbrete primero y descubrirás nuevas formas de llegar a tu audiencia.

Quizá estés pensando que lo anterior no es tan fácil. Quizá te estés planteando que no eres un buen comunicador. O seguramente te preguntarás cómo convertirte en uno o una formadora de élite.

Se puede, claro que se puede. Precisamente, con la formación y apoyo adecuados, muchos ya lo han conseguido. Transmiten, comunican, cambian la vida de otras personas y además se ganan muy bien la vida con ello.

Si estás interesado en transformarte como comunicador, te animo a que averigües cómo conseguirlo a través de este enlace www.con-fluir.com

 

Deja un comentario


Tu opinión importa

¿Cuál de estos temas resulta más interesante para ti?

Ver resultados

Loading ... Loading ...
Testimonios

He recurrido en dos ocasiones de mi vida al coaching con Isabel Sousa, para poder solventar situaciones complicadas que yo no sabía cómo manejar." Leer más...