Cómo escoger nuevos hábitos para cambiar tu vida

Adoptar un nuevo hábito o eliminar un mal hábito puede costarte un poco. De hecho, no hay un único manual de instrucciones en el que se nos enseñe cómo hacerlo. Pero, seguro que quieres desarrollarte y crecer a nivel personal. Y, para ello, es fundamental separarte de comportamientos que no te benefician.

¡Comienza hoy mismo! En las próximas líneas, comprenderás mejor qué son los hábitos, cómo funcionan y lo más importante, te propongo un reto de una semana y un plan más a largo plazo para conseguir todo aquello que deseas.

Los hábitos son conductas condicionadas y automáticas, muchas veces inconscientes. Nuestro cerebro necesita encontrar formas de ahorrar esfuerzo a la hora de hacer ciertas actividades. ¿O al conducir un coche estás pensando en cada momento la marcha que pones o calculando exactamente la distancia con el automóvil de enfrente? En cualquier área de nuestras vidas, hemos construido hábitos de todo tipo – físicos, emocionales, mentales y conductuales – y de alguna forma nos hacemos adictos a ellos.

Más del 40% de lo que hacemos a diario pertenece al campo de los hábitos inconscientes. Tareas como coger las llaves antes de salir de casa o apagar la luz de tu habitación no se recuerdan porque llegan a ser rutinarias.

Si acudimos a una definición más técnica, los hábitos surgen de un fuerte deseo subconsciente de recompensa, el cual se activa con una señal (interna o externa), que nos lleva a una rutina determinada (comportamiento, pensamiento, estado emocional) que a su vez nos proporciona aquello que deseamos.

Pero … aquí llega la Elección. Podemos escoger una rutina que nos beneficie o una que no.

Fíjate en el caso siguiente. Por las circunstancias que sean, una persona ha aprendido a reducir sus niveles de estrés a través dela comida. Porello, cuando se siente estresado y sin pensarlo dos veces, de manera automática, se dirige a la nevera y come hasta saciarse. Con ello, consigue su recompensa (sentirse relajado).

Sin embargo, la manera escogida para solucionar el problema del estrés conlleva “daños colaterales”, como es la sensación de culpa, además de una ganancia considerable de kilos.

Para cambiar este hábito de comer compulsivamente esta persona debería cambiar su actual rutina (comer) por otra más sana y que le proporcione la misma sensación de bienestar que está buscando.

En el Gráfico 2º, ante cualquier circunstancia de estrés, la misma persona elige una nueva rutina y adopta ahora el hábito de correr. Recibe su recompensa, consigue su deseo de sentirse bien pero evita los efectos nocivos de comer demasiado. Su nueva rutina le aportará otros beneficios, como encontrarse en forma y con más energía.

Por tanto, si quieres cambiar tus hábitos y no ser un esclavo de los mismos, busca Rutinas alternativas que te sean beneficiosas.

El reto de 1 semana

Tan solo 1 semana, 7 días. Te propongo realizar cambios sencillos:

  • Lee un periódico distinto.
  • Cambia de posición y lugar en la mesa y durante la comida.
  • Modifica tu ruta a la hora de ir a tu trabajo.
  • Haz algo diferente, cambia alguna pequeña rutina diaria.

¿Qué aprendes? ¿Qué ves nuevo? ¿Qué notas distinto?

Plan para el EXITO

Seguro que te sientes capaz de dar los próximos pasos para ALCANZAR EL ÉXITO en cualquier faceta que desees:

1) Toma conciencia de tus hábitos. Apúntalos en un papel para tenerlos presentes.

2) Desarrolla la fuerza de voluntad.

3) Adopta rutinas alternativas que te ayuden a seguir el nuevo hábito. Utiliza tu creatividad.

4) Ten un plan específico

5) Practica al menos durante 21 días

6) No tires la toalla: comienza otra vez si en algún momento no sigues el plan.

7) Repite, repite, repite

8) Cree que PUEDES. VISUALIZA TU OBJETIVO CONSEGUIDO, REPÍTETELO, SUÉÑALO

 

Vamos con un ejemplo:

 

Objetivo: eliminar el hábito de comer en exceso y adoptar el nuevo hábito de correr 3 veces por semana.

  • Escribe ese hábito que te perjudica. Así, lo reconoces.
  • Ayúdate de un amigo que te apoya a la hora de recordarte tu objetivo y tener más voluntad.
  • Modifica tu ruta diaria para no pasar por la pastelería de la esquina.
  • El plan es correr 3 veces por semana. La primera semana, caminas, la segunda caminas y corres, la tercera sólo corres.
  • Para no tirar la toalla, te pones frases motivadoras en el armario donde tienes la ropa de deporte. Las lees cada vez que vas a vestirte.
  • Repites el hábito cada día.
  • Te visualizas en el mejor estado físico, lleno de energía y sonriente.
  • Un último paso muy importante. Cuenta tu éxito a otra persona.

Te invito a regresar a este post y a contarme en la sección de comentarios cómo te ha ido. ¡ADELANTE!

 

Deja un comentario


Tu opinión importa

¿Cuál de estos temas resulta más interesante para ti?

Ver resultados

Loading ... Loading ...
Testimonios

He recurrido en dos ocasiones de mi vida al coaching con Isabel Sousa, para poder solventar situaciones complicadas que yo no sabía cómo manejar." Leer más...